Nueva amenaza de minería a tajo abierto en la Cuenca de la Independencia

A pesar de no haber tenido éxito en sus esfuerzos anteriores, la corporación canadiense Argonaut Gold está buscando nuevamente una autorización a su manifestación de impacto ambiental, que le permita explotar el proyecto minero a cielo abierto en el Cerro del Gallo, en San Atón de las Minas, una comunidad cercana a Dolores Hidalgo.

En el 2019, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) rechazó la petición de Argonaut Gold, después de las movilizaciones y foros populares organizadas durante ese año por organizaciones como la Coalición en Defensa de la Cuenca de la Independencia (CODECIN), el Centro de Desarrollo Agropecuario (CEDESA), la Hermandad de la Cuenca de la Independencia, la Red de Afectados por la Minería (REMA) y Acción Colectiva Ambiental. 

En Junio de 2019, la CODECIN hizo una denuncia, señalando que el proyecto minero empeoraría la ya de por sí grave crisis del medio ambiente, y detallando las razones para rechazar el proyecto:

"En el transcurso de estos 60 años los proyectos extractivistas han extenuado a nuestra madre tierra, se talan nuestros montes hasta casi extinguirlos; también se han perforado más de 3 mil pozos profundos, que cada año extraen más de mil millones de metros cúbicos de agua, en un 85% utilizados por la agroindustria productora de hortalizas para la exportación con el uso intensivo de agroquímicos contaminando tierra, aire y agua, en perjuicio de todas las formas de vida. Lo cual genera las siguientes consecuencias:

  • Tierras deterioradas: procesos de desertificación, suelos compactados, erosionados y agrietados, aumento de plagas en vegetación nativa y en cultivos, que ocasiona la extinción de especies.

  • Acuífero sobreexplotado: a los mil millones de metros cúbicos de agua extraída cada año, se sumará la extracción de otro tanto para la explotación de la mina del cerro del gallo. Con ello las aguas fósiles aumentaran el grado de contaminación por diversos minerales y reactivos químicos (fluoruro, arsénico, sodio, manganeso, cianuro y ácido sulfúrico entre otros).

  • Daños irreversibles a la salud humana: todo ello provoca daños irreversibles a la salud humana entre ellos, insuficiencia renal, fluorosis dental, fluorosis esquelética, daños a los neurotransmisores, diferentes tipos de cáncer, etc.

  • Daños a los polinizadores: amenaza a la existencia de los polinizadores en particular a las abejas, que aportan el 75% de la polinización. Albert Einstein dijo, “Sin los polinizadores los humanos no podemos sobrevivir más de cuatro años.”

  • Explotación de los materiales pétreos de ríos y arroyos: afectando principalmente a los ríos Laja y San Damián, con el saqueo inmoderado de grava y arena.

  • Crisis climática: provocada por todos los problemas antes mencionados y principalmente por los megaproyectos extractivistas que priorizan intereses económicos como la agroexportación y la minería. Se están presentando lluvias atípicas, días más calurosos y sequías prolongadas. Se predice que con los años, esto se va a intensificar y prolongar en nuestra región; intensificando también nuestra problemática del agua.

También en Junio de 2019, el Consejo Ciudadano de the Dolores Hidalgo comunicó su rechazo al proyecto debido a:

“...eliminación de la fauna y flora nativa de una zona considerable del territorio municipal; uso de explosivos para fragmentar la roca; uso del método de lixiviación de minerales de oro y plata, ya que se utilizan preparaciones con bajas concentraciones de cianuro, método que pone en riesgo la calidad del agua superficial y, a largo plazo, la integridad de mantos freáticos.”

De acuerdo a un artículo de Gilberto López y Rivas de La Jornada del 1 de octubre de 2021:

"Si este proyecto llegara a operar, los daños para la población y el ambiente serían catastróficos, afectando de manera directa al menos a 8 mil personas y, de manera indirecta, a cerca de 700 mil, debido al uso del cianuro, veneno letal que generaría contaminación del suelo y el agua, acabando con fauna y flora, no sólo por la lixiviación de miles de toneladas de minerales durante su operación, sino por los inevitables derrames de drenaje ácido hacia los arroyos y el acuífero subterráneo de toda la cuenca."

Add new comment

CAPTCHA
Esta pregunta sirve para comprobar si usted es un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.
9 + 1 =