Una breve historia de los proyectos de agua de los Rotarios de Mediodía

En 2008, la joven organización Club Rotario de Mediodía buscaba alguna iniciativa que pudiera hacer un cambio significativo en la sociedad sanmiguelense. Nos dimos cuenta de que las comunidades rurales de San Miguel estaban en medio de una crisis de agua potable y sana insuficiente. Además de que en algunos lugares se estaban secando los pozos, otras comunidades se enfrentaban a problemas de salud relacionados con el agua contaminada por exceso de flúor y arsénico. Estos problemas no se estaban atendiendo por ninguna de las agencias del municipio ni por ninguna de las organizaciones no gubernamentales locales.

Después de muchas entrevistas con SAPASMA y con otras organizaciones locales, nos encontramos con que CEDESA (Centro de Desarrollo Agropecuario, AC) había estado trabajando en temas relacionados con el agua desde los años `50, y que también tenían un diseño para una cisterna de ferro-cemento de 12,000 litros que podía captar suficiente lluvia para proveer a una familia de seis personas con la suficiente agua limpia para cocinar y beber durante un año. CEDESA no sólo tenía el diseño, sino también contaban con habilidades de dasarrollo comunitario y con conocimientos técnicos para echar a andar una iniciativa para que las mismas familias construyeran sus sistemas de captación de agua de lluvia.

En 2009 empezamos en la comunidad de Los Torres. El proyecto fue un éxito y al poco tiempo tuvimos a otras personas, la mayoría mujeres, de otras comunidades pidiéndonos apoyo para construir sus cisternas. Hicimos un compromiso de tres partes: El Club rotario provee fondos y administración del proyecto; CEDESA ayuda a organizar y a instruir a las mujeres sobre el problema. Finalmente, todas las mujeres participan ellas mismas en la construcción de las cisternas de cada familia. Al construir las cisternas ellas mismas, valoran y cuidan la cisterna con orgullo.

En un solo año hubo tantas solicitudes de apoyo de parte de las familias, que les ayudamos a formar una organización campesina para administrar las solicitudes y la participación de ocho comunidades que pedían apoyo. El grupo se autonombró COCIRA, Consejo Ciudadano Rural para el Agua. Esas ocho comunidades pronto se convirtieron en 16 en los próximos dos años. El Club Rotario Midday y CEDESA siguen trabajando ahora con cinco organizaciones campesinas para proveer sistemas de captación de agua de lluvia en la región.

Nos enorgullece reportar que hemos apoyado en la construcción de más de 1,450 cisternas en más de 60 comunidades en esta región del acuífero. Actualmente estamos en el proceso de la construcción de 80 cisternas más. Hemos invertido más de $750,000 Dlls, en la captación de casi 15 millones de agua de lluvia limpia, pura y sana cada año. Nuestro trabajo en el campo de Agua y Saneación incluye ahora la construcción de sanitarios secos para enfrentar el problema de defecación al aire libre en muchas comunidades. Acabamos de terminar un proyecto piloto de 50 sanitarios ecológicos que no emplean agua. En Junio de 2021 recibimos una nueva subvención de $212,000 dlls para continuar este trabajo. Todos estos proyectos incluyen educación y entrenamiento para crecer en sustentabilidad.

Es importante entender que aunque estos proyectos resuelven problemas importantes para las beneficiarias, el verdadero valor a largo plazo es el desarrollo humano asociado a este proceso. Nuestras socia en estos proyectos, CEDESA, busca empoderar a las mujeres campesinas, enseñándoles habilidades para mejorar sus vidas y las vidas de sus familias. CEDESA ofrece talleres de huerto de traspatio, cría de animales, transformación, remedios homeopáticos naturales y más. Nuestro proyecto de cisternas motiva a las mujeres para que participen en las organizaciones campesinas y trabajen en equipos para lograr su independencia y autodeterminación sin tener que depender de dádivas del gobierno. Al participar en la organización, aprenden a analizar y resolver sus problemas trabajando en conjunto con sus vecinas. Se vuelven líderes en sus comunidades y cierran la brecha de la disparidad de género tan común en las comunidades rurales de San Miguel. Sobre todo, se han ganado el respeto y la admiración de todos y todas nosotras, porque ellas mismas están transformando sus vidas de una manera permanente y significativa.

Add new comment

CAPTCHA
Esta pregunta sirve para comprobar si usted es un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.
11 + 7 =